Las personas comparten estereotipos sobre su país de origen, algunos de los cuales son completamente falsos (mientras que otros son, de hecho, ciertos)