Los no estadounidenses comparten alimentos distintivamente «estadounidenses» que realmente quieren cuando salen de los Estados Unidos.