Lidiando con el blues de la puesta en marcha