Por qué la autorreflexión y la autoconciencia son habilidades vitales para cualquier emprendedor