«Decidimos dejar nuestras batas de laboratorio, ponernos nuestros disfraces de cactus y perseguir el sueño americano»

¿Está muerto el sueño americano?