Los adultos comparten alimentos de la infancia ahora abandonados que darían cualquier cosa por comer de nuevo, y no he pensado en Ritz Bitz S’mores en mucho tiempo.