Cómo lidiar con el síndrome del impostor siendo un joven emprendedor

Publicado el Por admin


Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son propias.  </p><div>
  <p>¿Alguna vez has tenido dudas sobre tus propias habilidades o te has sentido fuera de lugar entre las personas exitosas?  ¿Persisten los sentimientos de insuficiencia incluso cuando la evidencia externa sugiere competencia o logro?  Si es así, sepa que esta sensación se conoce como “síndrome del impostor”, descrito por primera vez por las psicólogas Pauline Rose y Suzanne Imes hace más de cuatro décadas.

Los jóvenes emprendedores que navegan en este campo excepcionalmente dinámico pueden encontrar este fenómeno increíblemente desafiante. Sin embargo, recuerde que tales luchas son normales para muchos, ya que los estudios muestran que el 84% de los empresarios las experimentan. Como alguien que comenzó su viaje empresarial a los 20 años, no soy ajeno a sentirme superado o mal preparado en comparación con profesionales más experimentados. Pero saborear estos momentos puede ayudar a fomentar el crecimiento dentro de ti mismo: no dejes que las dudas simples se interpongan en el camino de los triunfos personales.

El síndrome del impostor puede obstaculizar significativamente el crecimiento personal y profesional de los jóvenes emprendedores. La falta de confianza y el cuestionamiento pueden paralizar los procesos de toma de decisiones y obstaculizar el progreso. Esto se convierte en una barrera para la creación de redes y relaciones, ya que el miedo a ser percibido como inexperto o fraudulento puede limitar sus interacciones.

Para superar el síndrome del impostor, es fundamental que los jóvenes emprendedores adopten estrategias eficaces.

Estas son algunas de las estrategias que me han ayudado a superar el Síndrome de la Bestia Impostor:

Relacionado: Técnicas de mentalidad que lo ayudarán a superar el síndrome del impostor

Reconocer los signos

El síndrome del impostor puede manifestarse de muchas maneras diferentes, como la duda, el perfeccionismo, la procrastinación, el exceso de trabajo, la infravaloración, el evitar comentarios o elogios, o sentirse como un extraño. Si notas alguno de estos signos en ti mismo, reconócelo y llámalo síndrome del impostor. No dejes que te definan a ti o a tu trabajo.

Celebra tus logros

Una de las razones por las que prospera el síndrome del impostor es que tendemos a minimizar o descartar nuestros logros. Pensamos que no son suficientes, que tuvimos suerte o que cualquiera podría haberlos hecho. Pero esto no es cierto. Te has esforzado mucho y has trabajado duro para alcanzar tus logros, y mereces estar orgulloso de ello. Haz una lista clara de tus éxitos, grandes y pequeños, y revísala regularmente, digamos semanal, mensual o trimestralmente (prefiero hacer el mío una vez por semana). Comparte tus éxitos con alguien en quien confíes y que te apoye. Celebra tus victorias y date crédito por ellas.

Replantea tus fracasos

Otra razón por la que persiste el síndrome del impostor es que tendemos a magnificar o insistir en nuestros fracasos. Creemos que son una prueba de que no somos lo suficientemente buenos, que no pertenecemos o que estamos condenados a fallar nuevamente. Pero eso tampoco es cierto. Los fracasos son inevitables y normales en el espíritu empresarial. De ninguna manera reflejan su valor o su potencial. Estas son oportunidades para aprender y crecer. En lugar de culparte por tus errores, pregúntate qué puedes aprender de ellos y cómo puedes mejorar la próxima vez. Los fracasos son un trampolín para su éxito.

Relacionado: Cómo evitar el síndrome del impostor y ser un emprendedor exitoso

Buscar retroalimentación y apoyo

El síndrome del impostor puede hacernos sentir aislados y solos. Creemos que somos los únicos que sentimos esto o aquello, necesitamos ocultar nuestros sentimientos a los demás. Pero esto no es saludable ni útil. El síndrome del impostor prospera en el secreto y el silencio. Se encoge a la luz de la honestidad y la conexión. No tenga miedo de comunicarse con otras personas que entiendan por lo que está pasando y que puedan ofrecerle comentarios y apoyo constructivos. Encuentre un mentor, entrenador, grupo de pares o amigo que pueda ayudarlo a verse a sí mismo de manera más objetiva y positiva.

Abrazar su singularidad

El síndrome del impostor puede hacernos sentir inadecuados e inseguros. Creemos que tenemos que ser como alguien más, encajar en un molde determinado o seguir un camino determinado para tener éxito. Pero eso no es cierto en absoluto. Eres único y precioso como eres. Tienes algo que ofrecer que nadie más puede ofrecer. Tienes tu propia voz, tu propio estilo, tu propia visión. Acepta tu singularidad y deja que brille a través de tu trabajo.

Construya una red de apoyo

Rodearse de influencias positivas es clave para combatir el síndrome del impostor. Buscar la tutoría de personas que han pasado por desafíos similares puede brindar información valiosa y aliento. Unirse a comunidades y redes de emprendedores fomenta las conexiones con personas de ideas afines y crea oportunidades para la colaboración y el intercambio de experiencias.

Relacionado: Cómo superar el síndrome del impostor y domar a su crítico interno

Superar el síndrome del impostor como joven emprendedor es un proceso continuo. Al reconocer y comprender las causas y los desencadenantes, los empresarios pueden implementar estrategias efectivas para recuperar la confianza y superar las dudas sobre sí mismos. Cultivar una mentalidad positiva, celebrar los logros, buscar apoyo y construir una red de apoyo son pasos esenciales en este viaje. Recuerda que el éxito de un joven emprendedor no se mide por la ausencia de dudas, sino por su capacidad de seguir adelante y creer en sus habilidades. Enfréntate a desafíos, da un paso a la vez y confía en tu viaje para lograr tus objetivos empresariales.

Deja un comentario