Por qué las mujeres son más propensas a sufrir agotamiento (y cómo evitar que suceda)