Este fundador convirtió su ajetreo en una marca que devuelve