Las parejas casadas comparten lo que más odian (y aman) del día de su boda, y es revelador