Cómo se aplica la primera ley de la física a los emprendedores